Organización: el método para llegar al objetivo - En la vida, el éxito no es casual. Y en los negocios tampoco. Partiendo de la base de que un despacho de abogados es una empresa, por lo tanto un agente generador de negocio, está claro que el éxito no será casual.

Del mismo modo que un atleta debe contar con aptitudes, actitudes y método para llegar a la marca deseada, una empresa, es decir una firma de abogados, deberá también contar con una visión, una estrategia y un método para alcanzar su objetivo.

Lo primero que debemos dejar claro es que el objetivo debe ser medible y alcanzable. Decir que se quiere llegar lejos no significa nada. ¿Dónde está “lejos”? Así pues, una vez concretado el objetivo deberá diseñarse la estrategia y adoptar un método para alcanzarlo. En los despachos, el método se llama organización.

Todos sabemos que muchas veces el día a día, no nos deja hacer bien “nuestro trabajo”. Completamos tareas de modo arbitrario y “vamos tirando”.  Pero no planificamos, no reflexionamos, no evaluamos.

¿Se ve usted reflejado en esta descripción de funcionamiento?
Dentro de lo que llamamos organización hay varios elementos que debemos analizar y en los cuales habrá que entrenarse para conseguir el objetivo deseado.

En esta ocasión, me limitaré a comentar algunos y en futuras intervenciones entraré de lleno en el desarrollo de los mismos.

Para empezar, habría que hablar de planificación. En la vida laboral existen muchos paralelismos con la vida personal. Por ejemplo, todos formulamos buenos propósitos al iniciar un nuevo año, pero si nos damos cuenta,  estos propósitos son abandonados muy pronto. Del mismo modo, cuando iniciamos un ciclo empresarial, también nos proponemos seguir unas pautas pero, como todos sabemos, la presión de lo cotidiano hace que las abandonemos. Un ejemplo: volvemos de vacaciones y nos proponemos despejar nuestra mesa, archivar expedientes, etc. Al cabo de pocas semanas, nuestra mesa acumula carpetas unas encima de las otras, como tantas otras veces. Este es un ejemplo sencillo de lo que significa “romper los planes”. Si en algo tan sencillo como mantener el orden nos “desplanificamos”, ¿qué no haremos con otros aspectos más trascendentes?

Otro elemento clave de la organización en el despacho es la gestión del tiempo. Llegamos por la mañana, miramos la agenda y pensamos: “a ver si soy capaz de llevar a cabo todo lo apuntado”. Al final del día, un vistazo a la agenda nos hace darnos cuenta de que se nos han quedado atrasados algunos temas, que sumados a los que ya llevábamos, disparan nuestra ansiedad y nuestra sensación de no llegar a tiempo a nada. ¿Por qué nos somos capaces de dominar el tiempo?

He apuntado sólo dos temas de los muchos que entraña la organización y que son únicamente la punta del iceberg de la gestión de las sociedades de abogados. Abordaré problemas y propondré algunas soluciones. ¿Me acompañan?

Iolanda Guiu
Consultora
Dominguez & Guiu
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it This e-mail address is being protected from spam bots, you need JavaScript enabled to view it

Artículo publicado en Tribuna del Derecho

Abogados de Inmigración

Share on facebook